¿Cómo conservar mi corbata
en perfecto estado?

Aquí van algunas recomendaciones… no tienen una base científica, pero ¡funcionan!

  1. Deshaga el nudo del mismo modo que lo hizo, nunca tire de la pala pequeña hasta hacerla pasar por el nudo, ya que al hacerlo provoca tensiones que dañan al tejido y las entretelas.
  2. Enrrolle la corbata, empezando desde la pala pequeña, como si fuera una caracola, y déjela sobre una mesa en esa posición durante la noche siguiente al día en que la ha usado. De ese modo, contribuye a que las fibras y costuras vuelvan a su posición original y recuperen la elasticidad que el nudo le había restado a la prenda.
  3. Por la mañana, desenrolle la caracola, y deje la corbata doblada a cuartos en un cajón, sin peso encima. Nunca la deje colgada en una percha para evitar que el propio peso de la prenda vuelva a añadir tensiones a las fibras y las costuras.
  4. En caso de arruga, aplique vapor desde unos 20cm de la prenda. Evite la plancha, pero si ello no fuera posible, hágalo con un trapo entre la plancha y la corbata y aplicando poca presión y temperatura.